BUSCAR

Tu cuerpo sabe cómo quemar grasa

Tu cuerpo está diseñado para sobrevivir. Por eso tienes reserva de grasa en abundancia. Para que en épocas de hambruna o falta de comida, tires de esas reservas.

Las grasas son el combustible preferido de tu cuerpo. Nos han hecho creer en los últimos años que necesitamos azúcar (glucosa) para funcionar. Pero si nos fijamos, en la naturaleza no hay mucho azúcar disponible. Nuestros antepasados podrían encontrar un día de suerte miel o algunas frutas. Hoy en día el azúcar está en todas partes.

Tu cuerpo está preparado para funcionar perfectamente bien utilizando las grasas.

Y sólo así perderás la grasa que te sobre y adelgazarás.

 

¿Y CÓMO QUEMAS GRASA?

Lo más fácil: Mientras duermes. Durante la noche tu cuerpo no recibe alimento. Estás ayunandoY utiliza las células de grasa para mantenerte vivo, para que funcionen tus órganos adecuadamente y para mantener la temperatura corporal.

También muy fácil: Sin hacer nada. En ayunas y con actividad física moderada. Repito: En ayunas. Todavía no has comido nada después del sueño nocturno y tus células de grasa están felices haciendo su trabajo: alimentando tu cuerpo con grasa.

Por eso es importante que alargues el ayuno nocturno algunas horas más. El mínimo son 12 horas y el ideal 16.  Es lo que llamamos ayuno intermitente.

Y también: Entrenando. Cuando haces actividad física, empiezas a quemar los depósitos de glucosa (glucógeno) que hay en los músculos. Si se agota el glucógeno el cuerpo empezará a quemar grasa.

Y durante las horas siguientes al entrenamiento, a falta de glucosa, tu cuerpo seguirá quemando grasa.

Por eso entrenar en ayunas y el ayuno intermitente son una buena estrategia para seguir quemando grasa.

 

LLEGA LA HORA DE LA PRIMERA COMIDA DEL DÍA

Que te entre en la cabeza:

En el momento que comes carbohidratos, tu cuerpo deja de quemar grasa. Es automático.

 

Si des-ayunas pan, cereales, bollería, zumos, etc., estás dando una bomba de azúcar a tu cuerpo. Todo ese montón de azúcar y almidones pasan a la sangre como glucosa. En un cuerpo sano, el páncreas reacciona porque tanta glucosa es tóxica y hay que retirarla.

Entra en juego la insulina. La tarea de la insulina es evitar que suba mucho la glucosa en sangre. En este momento las células adiposas dejan de liberar grasa y se ponen a almacenar las que hay en la sangre. Te pones en predisposición de engordar.

En presencia de insulina, el cuerpo no puede quemar grasas. Y no solo no se queman grasas, sino que se almacenan aún más.

 

Ya no te quiero contar si comes cada 3 horas azúcar y/o carbohidratos y tu cuerpo pasa continuamente por picos de glucosa. Llega un momento que la insulina ya no te hace efecto y te conviertes en resistentes a la insulina, y con el tiempo puede terminar en diabetes.

Para quemar grasa hay que dejar de comer azúcar y carbohidratos.

 

UN MOMENTO: PERO EL CEREBRO NECESITA GLUCOSA, ¿NO?

Sí y no.

Es cierto que el cerebro no puede funcionar con grasas.

Lo normal es que funcione con glucosa.

Pero puede funcionar de una forma óptima con cuerpos cetónicos. Para ello debes entrar en cetosis y eso significa que tu ingesta de carbohidratos tendrá que ser muy baja. Si no hay glucosa, el cerebro echa mano de los cuerpos cetónicos. Y le encanta.

 

YA, PERO LA GLUCOSA ES NECESARIA, ¿NO?

Es verdad que el cuerpo necesita una pequeña cantidad de glucosa: una cucharadita en todo el torrente sanguíneo. Para ello tienes al hígado que se encargará de fabricarla cuando haga falta.

No es necesario ingerir glucosa. Tienes al hígado. El hígado lleva glucosa al depósito de glucógeno de tus músculos y se queda él mismo una pequeña reserva. Y también sabe fabricar glucosa nueva a partir de las proteínas. No hay problema.

Los carbohidratos no son esenciales. Tu cuerpo sabe fabricar la glucosa que necesite.

 

SI COMO GRASAS, LAS ALMACENARÉ, ¿NO?

Depende.

Recuerda que las grasas no estimulan la insulina.

Si tu alimentación es alta en carbohidratos, además de convertirlos en grasa, almacenarás la grasa que ingieras.

Si tu alimentación es baja en carbohidratos, utilizarás esa grasa para funcionar.

 

QUÉDATE CON ESTO

Para quemar grasa hay que hacer 2 cosas: 

  • Bajar la ingesta de azúcar y carbohidratos y
  • Hacer ejercicio físico intenso para consumir el glucógeno de tus músculos.

Manteniendo baja la insulina, podrás quemar grasa.

 

¿Quieres ayudarme? Become a Patron!

Con tu pequeña aportación tendrás regalos y ventajas adicionales.

Y ayudarás a que «A Tope de Vida» crezca.

Mil millones de gracias. 

 

Y especialmente a ¡TODOS LOS QUE YA SOIS MECENAS! de A Tope de Vida.

 

Si todavía no estás suscrito a mi blog, hazlo y te mantendré informado de cada artículo que vaya publicando.

Añade un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.