BUSCAR

Obesidad: Te engordan las Hormonas

Nos han inculcado que si tienes sobrepeso u obesidad es porque «comes mucho y te mueves poco». No es cierto, la obesidad tiene su origen en las hormonas. Te engordan las hormonas, como vas a ver.

La obesidad va en aumento cada año. De hecho se ha triplicado en número de personas con obesas o con sobrepeso en los últimos 40 años, convirtiéndose en una verdadera epidemia.

En la actualidad más de 2.000 millones de personas en el mundo mayores de 18 años tienen sobrepeso u obesidad. Aproximadamente 40 millones de niños padecen obesidad infantil y cada año crece su número. En definitiva, se estima que al 40% de la población mundial le sobran kilos.

La obesidad es una enfermedad, se mire como se mire. No es natural tener sobrepeso.

Y es una enfermedad porque la obesidad está ligada a un montón de enfermedades: diabetes, hipertensión, enfermedades cardiovasculares, síndrome metabólico, cáncer, etc.

Es un tema serio.

Adelgazar no es una mera cuestión estética.

Es una cuestión de salud. Y se consigue con alimentación y con buenos hábitos de vida.

Un buen medidor de indicador de salud es el Índice Cintura-Altura ICA = medida de la cintura / altura (todo en centímetros).

Este valor no debe superar a 0,5.

Es decir, si el contorno de tu cintura es más de la mitad de tu altura, empieza a preocuparte.

 

NO ES CUESTIÓN DE COMER MENOS

Si comes menos, a la larga no funciona, porque tendrás siempre hambre. Y al final, el hambre siempre gana.

Lo que funciona es cambiar la alimentación para que almacene menos grasa, y se pueda disponer de más grasa “para quemar”.

No es un tema de calorías, es un tema hormonal.

No importa cuánto comes, lo de las calorías no funciona a largo plazo.

Lo importante es

  • Primero lo que comes
  • Y después cuándo comes.

La obesidad es una consecuencia provocada por una resistencia a la insulina.

En definitiva, es un problema hormonal.

Y ¿Qué causa la resistencia a la insulina?

¡La insulina!

 

TE ENGORDA LA INSULINA

Porque la insulina es quien gobierna todo el juego hormonal.

La insulina hace dos cosas:

  • Por un lado se encarga de gestionar el azúcar (la glucosa) contenida en lo que comes. Para ello primero trata de meter glucosa en las células para utilizarla como energía.
  • Por otro lado es la encargada de almacenar energía en forma de grasa. La glucosa que no puede meter en las células, la transforma en grasa. Y la guarda por si viene una época de escasez de comida, como reserva. ¡Para eso tienes grasa en tus michelines!

Y ¿Qué eleva la insulina?

  • El azúcar y los carbohidratos.
  • Las proteínas, también la pueden elevar de forma tardía, pero mucho menos que los carbohidratos.
  • Las grasas son completamente neutras para la insulina. No la elevan prácticamente. Ante una insulina baja, las grasas que comes las vas a utilizar para mantenerte con vida, para el metabolismo basal.

El secreto para NO ENGORDAR es mantener baja la insulina, estable y sin picos.

 

Porque así

  • Tu cuerpo deja de almacenar grasa
  • Y además puede acceder a ella cuando lo necesite.

Métetelo en la cabeza:

Sólo puedes “quemar grasa” como fuente de energía cuando la insulina se retira.

 

Hay dos formas para asegurarte que tu insulina está baja:

  • Comiendo grasas, que no estimulan la insulina, y bajando el azúcar y los carbohidratos.
  • En los periodos entre comidas, mientras duermes y haciendo ayunos intermitentes. Por eso no es bueno picotear ni comer más de 3 veces al día.

Es decir:

Si tu alimentación es baja en carbohidratos y alta en grasas saludables, serás un «quemador de grasas» en lugar de almacenador de ellas. Obtendrás la energía de las grasas y no de la glucosa. Como consecuencia adelgazarás.

Si tu alimentación es la “convencional”, donde la base son los cereales, el pan, la pasta, el arroz, las harinas, etc., tu insulina estará siempre arriba ocupadísima en eliminar ese exceso de glucosa y convirtiéndola en grasa. Lo más probable es que engordarás.

 

EVITA LOS CARBOHIDRATOS «ENGORDADORES»

Porque así evitas la insulina, la hormona que almacena grasa en tus michelines como energía de reserva. Ahora dispones de toda esa energía, por lo que te sentirás físicamente más activo y, sin esforzarte, te moverías más.

Además tu metabolismo basal aumenta, tendrás más energía para quemar y más ganas de moverte. Se acabó el sedentarismo.

Y además evitarás los ataques de hambre. Simplemente desaparecerán poco a poco porque ahora estás utilizando tus reservas de grasa como energía diaria. Algo que antes no hacías.

Tu cuerpo encentrará su equilibrio natural entre energía ingerida y energía a quemar, sin pensar y sin tener que estar contando calorías.

No olvides que comer “bajo en grasas” tampoco funciona porque las grasas sacian y son muy necesarias. Si no comes grasas, además de perjudicar tu salud, hará que tengas más hambre y hará que cambies las grasas  por carbohidratos para calmar tu apetito. Esos carbohidratos se convertirán en glucosa, dispararán tu insulina, y no te dejarán “quemar grasas” para poder adelgazar.

La alimentación baja en carbohidratos refinados y alta en grasas saludables no engorda aunque comas toda la cantidad que quieras.

Lo que va a pasar es que tendrás más energía y menos hambre.

Y podrás comer cuando tengas hambre y hasta que te sacies.

 

LIBROS QUE RECOMIENDO

Si quieres aprender más sobre lo que te engorda y lo que no, te recomiendo dos libros:

«¿Por qué engordamos?» de Gary Taubes, físico y periodista científico.

«Come grasa y adelgaza» del Dr. Mark Hyman, médico estadounidense y defensor de la medicina funcional.

 

 

QUÉDATE CON ESTO

La obesidad es una enfermedad.

Que se produce por una resistencia a la insulina.

Es un problema hormonal, no de calorías.

 

¿Quieres ayudarme? Become a Patron!

Con tu pequeña aportación tendrás regalos y ventajas adicionales.

Y ayudarás a que «A Tope de Vida» crezca.

Mil millones de gracias. 

 

Y especialmente a ¡TODOS LOS QUE YA SOIS MECENAS! de A Tope de Vida.

 

Si todavía no estás suscrito a mi blog, hazlo y te mantendré informado de cada artículo que vaya publicando.

¡Y además recibirás una Guía Regalo de Alimentación LCHF (Low Carb High Fat) A Tope de Vida!

Añade un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *