BUSCAR

Glaucoma: ¿Diabetes Tipo 4?

El glaucoma es la segunda causa de ceguera en el mundo. Y va en aumento cada año.

Es una enfermedad neurodegenerativa progresiva ocular que daña el nervio óptico, lo cual ocasiona ceguera irreversible.

El riesgo de contraer glaucoma aumenta con la edad y por lo general el daño que hace al nervio óptico está relacionado con una presión intraocular elevada.

Al principio no da síntomas, por lo que se le suele llamar el «ladrón silencioso de la vista». La mitad de las personas que tienen glaucoma no lo saben, y cuando da la cara, suele ser demasiado tarde.

Por ahora no tiene cura, y el tratamiento consiste en prescribir fármacos para reducir esa presión intraocular, y en algunos casos se puede utilizar la cirugía con el fin de enlentecer el irremediable final.

Algunos síntomas pueden ser dolor ocular intenso, visión borrosa, trastornos visuales repentinos, halos alrededor de las luces o enrojecimiento de los ojos.

 

GLAUCOMA Y DIABETES

Recuerda que las personas con diabetes tipo1 y con diabetes tipo2 pueden tener una serie de complicaciones adicionales, y una de ellas es la ceguera diabética. El motivo es que la glucosa alta en la sangre es tóxica y daña los vasos pequeñitos de la retina, dando lugar a la ceguera.

Además, ya se ha rebautizado al Alzhéimer como «diabetes tipo 3» porque las placas de beta-amiloide que lo causan comparten enzimas con la insulina. Es decir, la insulina alta es una de las causantes de que el Alzheimer avance.

Bien, pues el glaucoma se le ha rebautizado como «diabetes tipo 4″.

Y es que tanto el Alzheimer como el glaucoma son una diabetes cerebral.

 

Por lo que el glaucoma entra a ser otra enfermedad metabólica cuyo origen vuelve a ser la resistencia a la insulina.

La teoría de que el glaucoma posiblemente sea la diabetes del cerebro se basa en las grandes similitudes que hay entre el glaucoma y la diabetes, ya que comparten muchos aspectos, desde varios mecanismos moleculares hasta la participación de la insulina.
El glaucoma es otra enfermedad crónica no transmisible y que, aunque se achaca a la edad, de nuevo el origen está en gran medida en una mala alimentación arrastrada durante muchos años que causa un metabolismo descontrolado por las altas dosis de glucosa y de insulina que hay en la dieta actual.

 

¿QUÉ HACER?

Otra vez está en tu mano prevenir esta terrible enfermedad.

Con una alimentación que mantenga bajos los niveles de insulina, es decir, baja en hidratos de carbono.

Y hacer ejercicio, combinando ejercicios de fuerza con ejercicios aeróbicos de alta intensidad, que pueden contribuir a disminuir los niveles de insulina y por tanto proteger tu vista.

 

INCLUYE PESCADOS: GRASAS OMEGA 3 Y ASTAXANTINA

El ácido docosahexaenoico (DHA) es un ácido graso Omega 3 que se concentra en la retina del ojo, y se ha descubierto que es particularmente útil para prevenir la degeneración macular, que es la principal causa de ceguera. El glaucoma es la segunda causa de ceguera.

Incluye pescado azul de tamaño pequeño y salmón salvaje para aumentar tu ingesta de Omega 3. 

Y ayúdate con 1 gramo de Omega 3 al día en forma de suplementos.

La astaxantina es un poderoso antioxidante y podría ser uno de los nutrientes más importantes para prevenir la ceguera.

Se encuentra en un tipo de microalgas de color rojo y es el alimento del krill, de ahí su color, y de algunos pescados que comen krill, como el salmón salvaje de Alaska. El problema es que es casi imposible consumir la cantidad suficiente para obtener los resultados óptimos, por lo que es buena idea suplementar con aceite de krill.

 

INCLUYE YEMA DE HUEVO

La luteína y zeaxantina son carotenoides que potencian la salud ocular.

Ambos se encuentran a partes iguales en la yema de huevo, sobre todo comiéndolas crudas, o mínimamente cocinadas.

La luteína también se encuentra en grandes cantidades en los vegetales de hoja verde y actúa como antioxidante. Como es un nutriente soluble en grasa, toma las verduras con un poco de grasas saludables.

También existe como suplemento si quieres potenciar su efecto. Mi favorito es Eyewise de Lamberts.

 

SUPLEMENTOS

ACEITE
DE KRILL
OMEGOR
OMEGA 3
535 EPA +
268 DHA
LUTEINA
ZEAXANTINA
Y OMEGA 3

Si quieres ver toda la lista de suplementos que yo tomo o he tomado y que recomiendo están AQUÍ.

 

CONCLUSIÓN

El glaucoma es la diabetes del cerebro o «diabetes tipo 4», otra enfermedad metabólica producida por las altas ingestas de azúcar y carbohidratos mantenido durante muchos años.

Ya lo decían nuestros abuelos «no le des dulces a los perros que se quedan ciegos». Pues va a ser que a los humanos tampoco. 

 

Si quieres ayudar a que «A Tope de Vida» crezca

Become a Patron!

Mil millones de gracias.

 

Si todavía no estás suscrito a mi blog, hazlo y te mantendré informado de cada artículo que vaya publicando.

¡Y además recibirás una Guía Regalo de Alimentación LCHF (Low Carb High Fat) A Tope de Vida!

Añade un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *