BUSCAR

El Ayuno y el Des-Ayuno

A la hora de ayunar, o de prolongar el ayuno nocturno, surge el «Des-Ayuno» que literalmente rompe el ayuno. Pero ¿Cómo debe ser ese Des-Ayuno?

En las últimas décadas la tele, la publicidad y los intereses de la industria alimentaria, nos ha dicho que el ayuno es peligroso y que nos perjudica la salud. Nos dicen:

  • Nunca te saltes el desayuno
  • Come 5 o 6 veces al día
  • Nunca te saltes una comida

Sin embargo, no existe ninguna correlación entre comer constantemente y tener buena salud.

Y de hecho, es justo lo contrario.

Si picoteas o haces 5 o 6 comidas al día tendrás todo el día la insulina arriba. Pero quienes dicen estas cosas no ganan dinero cuando ayunamos.

Porque ayunar es gratis.

De vuelta con el ayuno intermitente y sus grandes ventajas.

El ayuno intermitente es una excelente herramienta para revertir el síndrome metabólico, la obesidad, la diabetes tipo 2 o la hipertensión, sin necesidad de fármacos.

Además tu metabolismo cambia con el ayuno, permitiéndote acceder a las grasas como fuente de energía.

 

EL «DES-AYUNO» ES UNA COMIDA MÁS

Como su propio nombre indica, el «Des-Ayuno» es la comida que rompe el ayuno, la primera comida del día.

Independientemente de la hora.

Es decir, la comida que rompe el ayuno, puede ocurrir al levantarte, o a media mañana o incluso al mediodía. Cuando tengas hambre.

El «des-ayuno» es una comida más.

Y no tiene por qué ser nada más levantarte.

 

EL DESAYUNO CONVENCIONAL NO ES LA COMIDA MÁS IMPORTANTE DEL DÍA

El desayuno tal como se entiende hoy en día NO es la comida más importante del día.

Actualmente, irse de casa sin desayunar es algo que está muy, muy mal visto. Nos bombardean con que el desayuno es la comida más importante del día y muchas personas se agobian si se saltan el desayuno. Nos han metido el miedo en el cuerpo.

No debes sentir presión por comer. Estamos sobrealimentados y ni siquiera  es necesario comer todos los días. Y mucho menos desayunar.

Si además desayunas el “desayuno tipo” inundado de cereales, bollería, azúcar, zumos y pan, conviertes a ese desayuno como la peor comida del día, una bomba de azúcar nada natural para tu cuerpo. Por lo tanto, ese desayuno no es la comida más importante del día.

Sin embargo si el Des-Ayuno está bien diseñado, con una fuente de proteínas y de grasas saludables, como unos huevos con panceta, SÍ es una comida muy importante. Una más.

No olvides que ayunar NO  es comer menos, es comer lo mismo en menos tiempo.

Prolonga el ayuno nocturno y separa las comidas para mantener la insulina baja, sin picos.

El objetivo es incorporar el ayuno poco a poco como una herramienta para ganar salud.

 

¿CÓMO ROMPER EL AYUNO?

La recomendación de los expertos es consumir algo ligero antes de la primera comida consistente para que estimule la producción de enzimas digestivas y jugos gástricos.

Esta primera ingesta ligera se puede hacer unos 15-30 minutos antes de comer.

Los más habituales son los caldos de huesos que te aporten minerales y colágeno o algún fermentado como yogur o kéfir, siempre que no seas intolerante.

A continuación haz la primera comida, asegurándote que contenga proteínas y grasas.

 

ENTONCES ¿QUÉ DES-AYUNO?

Pues lo que comes o cenas: carne, pescado, huevos, vegetales, frutos secos… Así que un desayuno estupendo sería un par de huevos con bacon y un aguacate. ¿Qué te parece? Los huevos son un superalimento.

Pero si todavía estás en esa fase que no te entra en la cabeza que hay que desayunar «como toda la vida» te doy ideas.

 

LO QUE HAGO YO

Suelo cenar sobre las 20:30 y me acuesto sobre las 11 o 11:30 de la noche. Me levanto sobre las 6:30 o 7 de la mañana.

A esa hora me tomo un café solo sin edulcorar, que teóricamente no rompe el ayuno.

Hago mis ejercicios de fuerza, de intensidad, cardio…Lo que toque.

Y ya no como nada hasta las 12 de la mañana, en que me tomo o bien un te matcha o bien un café antibalas, según me apetezca.

De cara a la insulina, ninguna de estas opciones rompe el ayuno porque la grasa no sube la insulina.

De cara a la autofagia, probablemente se vea algo afectada.

Y así aguanto muy bien lasta la primera comida del día, que es sobre las 14 horas.

 

CONCLUSIÓN

El desayuno no es obligatorio, no pasa nada por saltárselo.

El Des-Ayuno es una comida más.

 

¿Quieres ayudarme? Become a Patron!

Con tu pequeña aportación tendrás regalos y ventajas adicionales.

Y ayudarás a que «A Tope de Vida» crezca.

Mil millones de gracias. 

 

Y especialmente a ¡TODOS LOS QUE YA SOIS MECENAS! de A Tope de Vida.

 

Si todavía no estás suscrito a mi blog, hazlo y te mantendré informado de cada artículo que vaya publicando.

¡Y además recibirás una Guía Regalo de Alimentación LCHF (Low Carb High Fat) A Tope de Vida!

Añade un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *