BUSCAR

Cereales Integrales: Siguen siendo Cereales

A menudo nos dicen médicos y nutricionistas que tomemos cereales integrales porque tienen mucha fibra. Aunque es cierto que tienen más fibra, siguen siendo cereales.

Está muy extendido en la población, no solo en los ciudadanos normales de a pie, sino también en deportistas y atletas, aconsejados por profesionales.

También cuentan con el respaldo de la Agencia de Alimentos y Medicamentos de EEUU, la Asociación Americana de la Diabetes y la Asociación Americana del Corazón.

Ante todo este “club de fans” de los cereales integrales, yo me pregunto si esto tiene sentido o si, al final, también están haciendo daño a nuestra salud.

 

¿QUÉ SON LOS CEREALES INTEGRALES?

Son las semillas de las gramíneas de cereales. Tal y como los encontramos en su estado natural, “enteros”, los cereales tienen una cáscara dura no comestible que cubre tres partes que sí son comestibles:

  • Salvado: que es la fibra
  • Germen: que tienen algunas vitaminas B, minerales, grasas y proteínas.
  • Endospermo: porción mayor del cereal, más del 80%. Es principalmente almidón (carbohidratos) con una pequeña cantidad de proteínas, vitaminas y minerales.

A los cereales integrales se les ha eliminado la cáscara externa no comestible pero mantienen las tres partes comestibles de la semilla.

A los cereales refinados se les elimina el salvado y el germen durante la molienda, dejando solo el endospermo.

Por eso nos venden que es mejor comer cereales integrales.

 

INTEGRALES O NO, TIENEN GLUTEN

No olvidemos esto.

El gluten produce inflamación crónica de bajo grado lenta y acumulativa. El gluten nos daña a todos

Os recomiendo el libro «Cerebro de pan»  del Dr. David Perlmutter, neurólogo. Nos habla de cómo el gluten, el azúcar y los carbohidratos afectan a nuestro cerebro. Desde dolores de cabeza hasta ansiedad, depresión y demencia. Es de lectura obligatoria. No dejéis de leerlo.

 

¿EL SECRETO ESTÁ EN LA FIBRA?

Parece que si hay fibra, esta se va a encargar de limpiar tus arterias y tu colon y que va a proporcionar bienestar a tu aparato digestivo, y especialmente al tracto intestinal. Porque uno de los papeles de la fibra es crear movimientos intestinales más amplios y frecuentes. Y eso es porque el salvado fibroso es más difícil de digerir.

La fibra no se puede digerir. Ningún mamífero puede. Muchos dicen que hay que tomar fibra para ir mejor al baño. Parece ser que esto es otro mito, aunque tendré que investigarlo un poco más.

No olvides que la parte digerible del cereal integral se transforma en glucosa como cualquier cereal, sube la insulina y nos engorda igual.

Además la glucosa de cualquier cereal, integral o no, alimenta bacterias dañinas para tu organismo perjudicando tu sistema inmune y disparando la inflamación.

En cualquier caso, es mejor obtener la fibra de vegetales, semillas de lino o chía, nueces, aguacate, etc.



LOS CEREALES INTEGRALES ELEVAN LA INSULINA

Igual que todos los cereales.

Hay estudios que comparan cereales integrales con cereales refinados y la conclusión es que apenas afectan a la sensibilidad a la insulina.

Ambos salen mal parados. Porque ambos son prácticamente azúcar (glucosa).

 

LOS CEREALES, INTEGRALES O NO, NO TIENEN NUTRIENTES

Los cereales son una fuente de energía y poco más. Si son integrales, añadimos algo de fibra.

Pero nutricionalmente no aportan mucho. La fibra no aporta nutrientes.

Ya, pero «los cereales integrales tienen proteínas». Esto nos dicen. Bueno, comparado con las verduras, sí. Por eso quien no come animales, obtiene las proteínas de los cereales integrales y legumbres. Sin embargo palidecen en proteínas comparados con cualquier fuente animal.

 

PSEUDOCEREALES: LA QUINOA

Se denominan pseudocereales porque provienen en realidad de semillas de flores, no de espigas de gramíneas como los cereales.

No tienen gluten y tienen un perfil nutricional algo mejor que la mayoría de cereales.

La quinoa aporta una proteína más completa que la de los cereales, con un índice glucémico algo menor y tiene un poco menos impacto en los triglicéridos en sangre que otros cereales.

Aun así, de consumirla, sería de forma muy moderada.

 

CONCLUSIONES

ENTONCES, ¿COMEMOS CEREALES INTEGRALES?

Los cereales integrales siguen siendo muy altos en carbohidratos.

Cualquier beneficio nutricional que pudiesen aportar los podemos encontrar en otros alimentos.

Así que, ESTAMOS MEJOR SIN ELLOS.

 

¿Quieres ayudarme? Become a Patron!

Con tu pequeña aportación tendrás regalos y ventajas adicionales.

Y ayudarás a que «A Tope de Vida» crezca.

Mil millones de gracias. 

 

Y especialmente a ¡TODOS LOS QUE YA SOIS MECENAS! de A Tope de Vida.

 

Si todavía no estás suscrito a mi blog, hazlo y te mantendré informado de cada artículo que vaya publicando.

Añade un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.