BUSCAR

Hormonas sexuales femeninas: ¿Supervivencia o Procreación?

Las hormonas sexuales tienen múltiples funciones tanto en el hombre como en la mujer. Las principales son la formación de los caracteres sexuales en la pubertad y regular todo el ciclo reproductivo para la procreación. Sin embargo, todas las hormonas participan en muchos aspectos del metabolismo, y las hormonas sexuales no van a ser menos.

Es muy importante que conozcas estas hormonas para que sepas que también influyen en muchos aspectos de tu salud.

 

¿CUÁLES SON LAS HORMONAS SEXUALES?

Las hormonas sexuales femeninas son principalmente los estrógenos y la progesterona.

Las hormonas masculinas son los andrógenos, que se componen principalmente de la testosterona, y en menor cantidad la androsterona y la androstenediona.

Hombres y mujeres fabrican las mismas hormonas sexuales, pero en diferentes cantidades.

En este Post vamos a centrarnos en las hormonas femeninas y para no extenderme mucho haré otro Post para las masculinas.

 

HORMONAS FEMENINAS

En las mujeres, los ovarios fabrican estrógeno y progesterona.

Estas hormonas regulan el ciclo menstrual y la ovulación, el momento en que se libera el óvulo.

Los estrógenos son los encargados de prepararlo todo para la ovulación y fecundación. Estimulan la creación del tejido que recubre las paredes del útero, que se llama endometrio, para alojar un posible embarazo. Conforme pasa la edad fértil, se produce una reducción de estrógenos, hasta llegar a la menopausia, donde la producción de estrógenos es mínima.

La progesterona acondiciona el endometrio para acoger el embrión en caso de que el óvulo sea fecundado.

La regla o menstruación no es más que la eliminación de este tejido (endometrio) junto con la sangre que se desarrolla en caso de que no se produzca un embarazo.

 

COMPRENDE EL CICLO MENSTRUAL

Aunque es un asunto complicado, voy a intentar explicarlo de forma sencilla.

Todo empieza en el hipotálamo que, mediante hormonas (GnRH), le envía a la hipófisis el mensaje de “debes arrancar el proceso de ovulación”. La hipófisis, mediante más hormonas (FSH y LH), envía a los ovarios la orden de “ovular”.

Los ovarios comienzan la ovulación segregando las hormonas sexuales femeninas: estrógeno y progesterona, según sea la fase del ciclo.

La fase folicular ocurre durante los días previos a la ovulación. Por un lado la hormona FSH estimula la creación de nuevos folículos para en los ovarios puedan albergar los óvulos. Y por otro, el aumento progresivo de la hormona LH provoca la maduración de los óvulos. A medida que los óvulos maduran, segregan cantidades mayores de estrógeno.

Cuando el óvulo madura completamente, viaja hasta el útero, y comienza la fase ovulatoria, dando lugar a los días más fértiles.

La fase premenstrual o lútea da lugar cuando aparece en el ovario el lúteo, un tejido de color amarillento, cuya función es segregar progesterona para desarrollar el endometrio en el útero. La progesterona empieza en la ovulación y se mantiene en los días fértiles, aproximadamente durante una semana después de la ovulación.

Si al cabo de unos días no se produce el embarazo, bajan los niveles de progesterona y estrógeno y se expulsa el endometrio durante la regla.

Y vuelta a empezar.

Por tanto, la regla marca el final de la fase lútea y el comienzo de la fase folicular del siguiente ciclo menstrual.

Si se produce un embarazo, los niveles de progesterona aumentan durante todo el embarazo. Por algo se le llama “la hormona del embarazo”. Por lo tanto, una deficiencia de progesterona puede ser causa de infertilidad o incapacidad para quedarse embarazada.

Las irregularidades menstruales y, en casos severos, la ausencia de la regla o amenorrea representa una señal clara de que algo no está bien.

 

¿PROCREAR O SOBREVIVIR?

La prioridad de tu cuerpo es sobrevivir, después procrear.

Tu cuerpo va a valorar si hay amenazas que “pongan en peligro tu supervivencia”. Es decir, va a ver si recibes suficientes nutrientes y energía, si tienes suficientes reservas de energía, cómo está tu salud hormonal y de cómo está tu entorno.

Por ejemplo, si tienes niveles altos de estrés tu cuerpo lo va a interpretar como una amenaza. Si te pasas la vida comendo poco, bajo en grasa y contando calorías, tu cerebro va a interpretar que estás “pasando una hambruna”. Si además te matas en el gimnasio y haces excesivo ejercicio, tu cerebro va a pensar que “te persigue un depredador”.

Es decir, tu cuerpo va a interpretar que “tu vida corre peligro” y que no merece la pena invertir energía en procrear, detiene el ciclo menstrual y te quedas sin regla y sin posibilidad de concebir.

Si te falta la menstruación, algo está fallando. Es una respuesta fisiológica lógica porque tu cuerpo se está centrando en preservar la energía que tienes para que sobrevivas. Cuando te recuperes volverás a ovular.

Por tanto, los desequilibrios de las hormonas sexuales pueden ser debidos, principalmente, a:

  • Deficiencias en nutrientes: necesitas aminoácidos, colesterol, vitaminas y más para poder producir progesterona. Ten en cuenta que los estrógenos y la progesterona son hormonas esteroideas, es decir, que están fabricadas a partir del colesterol presente en los alimentos de origen animal. Es decir, los ácidos grasos son esenciales para calibrar los estrógenos. Otra razón más para no ver el colesterol como un enemigo.
  • Restricción calórica: las dietas “bajas en grasa” y “comer poco” pueden enviar el mensaje a tus ovarios de “no ovular, no es seguro”.
  • Exceso de ejercicio extenuante, especialmente combinado con insuficientes calorías o periodos sin comer, porque igualmente amenaza la supervivencia.

La combinación de poco combustible (poca comida baja en grasa) y mucho estrés físico (excesivo ejercicio) termina en muchos casos dañando tu ciclo menstrual. 

Recuerda: Tu cuerpo siempre le dará prioridad a la supervivencia sobre la reproducción.

 

MÁS SOBRE LOS ESTRÓGENOS

Ya has visto que la función principal de los estrógenos es preparar el óvulo para la ovulación y fecundación. Aumentan en la fase folicular y se reducen en la fase lútea; justo al mismo tiempo que aumenta la progesterona, esperando el posible embarazo.

Pero hay más funciones de los estrógenos que debes conocer:

  • Influyen en el metabolismo de las grasas. Una falta de estrógenos puede influir en la ganancia de peso, por eso en la menopausia es más fácil engordar.
  • También favorecen la relajación de las paredes de los vasos sanguíneos y, por tanto, aumentan la irrigación y disminuyen la tensión arterial. La falta de estrógenos puede ser causa de hipertensión.
  • Los estrógenos protegen los huesos. La falta de ellos pueden disminuir la masa ósea.
  • Estimulan la libido. Por eso la falta de estrógenos o en menopausia, dan lugar a una pérdida de apetito sexual.

Una alteración en los niveles de estrógenos puede producir efectos secundarios en función de si es leve o grave, como sensibilidad mamaria, síndrome premenstrual, sentirse inflamada, retención de líquidos, dolor de cabeza, dolores articulares y musculares crónicos, mala circulación, sobrepeso, alteración del sistema inmune, quistes, miomas, mamas fibrosas, endometriosis, hipotiroidismo, ovarios poliquísticos, ansiedad, depresión, acné y problemas más graves como el cáncer de mama, de endometrio, de próstata, de tiroides y de colon.

Es importante que tu producción de estrógenos sea óptima.

 

MÁS SOBRE LA PROGESTERONA

Ya has visto que la función principal de la progesterona es sostener y nutrir el embarazo, y que hay más niveles de progesterona cuando el estrógeno se retira.

La progesterona compensa el estrógeno y contrarresta los efectos secundarios de los estrógenos. Mientras que los estrógenos aumenta el revestimiento uterino, la progesterona reduce su grosor; y al reducir el grosor del revestimiento uterino, la progesterona alivia los síntomas de los estrógenos.

  • Reduce la inflamación
  • Desarrolla los músculos
  • Promueve el sueño y calma el sistema nervioso
  • Protege contra enfermedades del corazón
  • Mantiene una piel radiante y saludable.

Las principales causas de tener baja producción de progesterona son:

  • Los anticonceptivos con hormonas sintéticas, como la píldora, porque la mayoría suprime la ovulación. Y ovular es la única manera de producir progesterona.
  • Hipotiroidismo: Se necesita de la hormona tiroidea T3 en el cuerpo lúteo para producir suficiente progesterona.
  • El estrés, tanto físico como mental. El cortisol y la adrenalina suprimen la señal que deberían recibir los ovarios para comenzar la ovulación, y esto hace disminuir drásticamente los niveles de progesterona.

Repito: Para tener buenos niveles de progesterona necesitas ovular. Por eso tan importante el ciclo menstrual.

 

SÍNDROME DEL OVARIO POLIQUÍSTICO: OTRA ENFERMEDAD METABÓLICA

En las mujeres con síndrome de ovario poliquístico o SOP, sus cuerpos fabrican más cantidades de hormonas masculinas de lo normal. Hay niveles de andrógenos (testosterona) más elevadas de lo normal.

Es un trastorno hormonal que afecta aproximadamente a un 10% de las mujeres en edad fértil.

El SOP suele interferir en el desarrollo y la liberación del óvulo. Entonces, en vez de liberarse un óvulo durante la ovulación, como ocurre en los períodos menstruales normales, crecen quistes en los ovarios, que en realidad no son quistes, son folículos que no se terminaron de desarrollar lo suficiente para que uno se rompa y ovule.

Por lo tanto, en el SOP no hay ovulación y, en consecuencia, bajos niveles de progesterona. Si no hay progesterona para balancear al estrógeno, este comenzará a tener efectos nocivos a la salud.

Al no ovular aparecen los siguientes síntomas:

  • Menstruaciones irregulares o no tener la menstruación
  • Infertilidad
  • Aumento de vello facial y corporal, que suele presentarse en el labio superior en el mentón o en pecho
  • Pérdida de cabello
  • Acné
  • Obesidad

¿Por qué se produce SOP?

Lo más habitual es por resistencia a la insulina. La insulina puede afectar a la ovulación y provocar que los ovarios produzcan testosterona en vez de estrógeno. Y la resistencia a la insulina viene asociada a diabetes, sobrepeso, hipertensión y enfermedades cardiovasculares y metabólicas.

También puede aparecer SOP por anticonceptivos: el exceso de “hormonas” sintéticas y la desconexión total del eje HPO (Hipotalamo-Pituitaria-Ovarios) pueden dar lugar al SOP. Además, restablecer esta conexión una vez retirada la píldora puede ser lento.

Otro motivo es el SOP por hipotiroidismo oculto. Una insuficiencia de la función de las hormonas tiroideas puede ser la causa real de infertilidad, amenorrea o periodos irregulares abundantes. Muchas mujeres sanan el SOP cuando tratan el hipotiroidismo.

El tratamiento de SOP convencional está basado en algún tipo de píldora con antiandrógenos que suprima el exceso de andrógenos. El problema es que te hace dependiente de ella y cuando la retires vas a tener más andrógenos que antes. Y no arregla la resistencia a la insulina o el hipotiroidismo.

El tratamiento lógico sería en equilibrar el sistema hormonal mediante alimentación baja en carbohidratos o cetogénica, alta en grasas saludables y basada en comida de verdad llena de nutrientes.

Al reducir los niveles de insulina se revierte la resistencia la insulina, se reestablecen las hormonas y se vuelve a ovular de forma normal.

 

CONCLUSIONES

En las mujeres, los ovarios fabrican las hormonas sexuales: estrógeno y progesterona.

Estas hormonas regulan el ciclo menstrual, la ovulación y el embarazo. E influyen en muchos procesos metabólicos.

Ten en cuenta que tu cuerpo siempre le dará prioridad a la supervivencia sobre la reproducción.

Por lo tanto es muy importante, sobre todo, que lleves una alimentación adecuada y que no te estreses.

El desequilibrio de las hormonas sexuales dan lugar a enfermedades metabólicas como el SOP.

 

¿Quieres ayudarme? Become a Patron!

Con tu pequeña aportación tendrás regalos y ventajas adicionales.

Y ayudarás a que «A Tope de Vida» crezca.

Mil millones de gracias. 

 

Y especialmente a ¡TODOS LOS QUE YA SOIS MECENAS! de A Tope de Vida.

 

Si todavía no estás suscrito a mi blog, hazlo y te mantendré informado de cada artículo que vaya publicando.

 

Añade un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.