BUSCAR

Cocinando a Baja Temperatura con la Olla Lenta

Ante todo, tengo que decir que sé de lo que hablo porque yo tengo una olla lenta. Y recomiendo la olla lenta 100%.

La mía es: Crock-Pot Duraceramic CSC027X.

Y no puedo vivir sin ella.

La olla lenta mejora tu vida y, sobre todo, hace que te alimentes mejor.

Una olla lenta se compone de una carcasa metálica externa que se enchufa a la corriente eléctrica y se calienta mediante unas resistencias. En su interior se coloca un recipiente extraíble con tapa. Las resistencias transmiten el calor al depósito interno y la temperatura de cocción nunca supera los 100º centígrados, de hecho se queda como a 70ºC.

De esta manera un guiso convencional, como un cocidito madrileño, tarda unas 10 o 12 horas en hacerse, a baja temperatura.

La mayor ventaja es que se aprovechan mucho más todos los nutrientes de los alimentos.

 

EL SECRETO ESTÁ EN EL PROPIO CONCEPTO «A BAJA TEMPERATURA»

Al cocinar a baja temperatura, y esta es la clave, no hay evaporación, y no se pierden las vitaminas solubles. La temperatura a la que se cocinan los alimentos en una olla lenta es de unos 70ºC, y nunca supera los 100ºC.

La cocción es homogénea, con lo que se potencia el sabor, la textura y el olor de los alimentos.

Va conectada a la electricidad y su consumo es mínimo. Necesita muy poca potencia aunque esté mucho tiempo conectada. Al final se ahorra dinero.

No estás pendiente del fuego. Programas la olla lenta y te olvidas, puedes cocinar mientas duermes, mientras estás en el trabajo o mientras te vas de compras. Ahorras tiempo, mucho tiempo

La mayoría de las ollas lentas tienen 2 niveles de potencia y una función de «Mantener Caliente» hasta que llegue la hora de comer. A mí me parece maravilloso.

Preparas un guiso en la olla lenta, enchufas el aparato y lo programas para que durante 8, 10 o 12 horas se vaya haciendo a baja temperatura y muy despacio. Te olvidas del todo. Yo la pongo por la noche, mientras duermo. Y al día siguiente tengo lista la comida. Si te pasas de tiempo, no pasa nada, el guiso se mantiene caliente hasta que a ti te convenga.

 

LO MEJOR: EL RESULTADO Y A TOPE DE NUTRIENTES

Extraordinario. Queda todo tan rico, tan tierno, tan jugoso, que ya no quieres cocinar de otra manera.

La carne se deshace en la boca, las verduras con una firmeza extraordinaria, las legumbres quedan exquisitas.

Y los caldos, es otro concepto, salen súper sabrosos.

Y no mancha, no salpica, y es muy fácil de limpiar.

 

¿QUÉ OLLA LENTA COMPRAR?

Aspectos a tener en cuenta a la hora de elegir la mejor olla:

Tipo de recipiente: Yo recomiendo un recipiente que se pueda poner en cualquier fuego incluido inducción, e incluso en el horno. Esto solo lo tienen las CrockPot Duraceramic. También son un poco más caras.

Capacidad: Yo elegiría siempre gran capacidad. Ya que te pones, cuanta más cantidad hagas, mejor. Después se pueden congelar raciones. La mía es de 6 litros, y salen como 8 raciones generosas. 

Forma: Puede ser redonda, rectangular u ovalada. Parece ser que ovalada o rectangular da más versatilidad por si quieres hacer una pieza de carne tipo Roast Beef o un pollo entero. En realidad, si la olla es de 6 litros, cabe todo bien, sea ovalada o no.

Tapa: Recomiendo de cristal, ya que si lo deseas, te permite ver cómo va la cocción sin destapar.

Niveles de potencia: Debe tener al menos 2 niveles de potencia.

Programador: Es cómodo tener programador incluido y pantalla para ver cuánto queda en un momento dado.

Para mí, las mejores ollas lentas en la actualidad son las CrockPot con recipiente Duraceramic para poder utilizarlas en cualquier fuego, incluida la inducción y con un tamaño grande y adecuado al número de personas que seáis en casa. Por el mismo esfuerzo puedes hacer una gran cantidad de comida y después, si te sobra, congelar.

Estas son las 3 mejores para mí.

 

 

CONCLUSIONES

La cocción en Olla Lenta se conservan todos los nutrientes de los alimentos al cocinarse a baja temperatura.

Los platos quedan exquisitos, jugosos y tiernos. Ahorra tiempo y dinero.

No puedo prescindir de mi Olla Lenta.

 

¿Quieres ayudarme? Become a Patron!

Con tu pequeña aportación tendrás regalos y ventajas adicionales.

Y ayudarás a que «A Tope de Vida» crezca.

Mil millones de gracias. 

 

Y especialmente a ¡TODOS LOS QUE YA SOIS MECENAS! de A Tope de Vida.

 

Si todavía no estás suscrito a mi blog, hazlo y te mantendré informado de cada artículo que vaya publicando.

¡Y además recibirás una Guía Regalo de Alimentación LCHF (Low Carb High Fat) A Tope de Vida!

2 Comments

  1. By Ingrid Publicado el 22 mayo, 2019

    Hola; este post me viene como anillo al dedo, justo me acabo de comprar una ola lenta. Tengo buenas expectativas con ella, veremos si se cumplen. Probaré alguna de las recetas que propones. Gracias!!!

    • By MARIA JOSÉ Publicado el 22 mayo, 2019

      Ya verás lo bien que te va con la olla lenta. Yo la uso muchísimo. Subiré más recetas en el futuro. Gracias por tu comentario.

Añade un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *