BUSCAR

El Ayuno debe simplificar tu vida, no complicarla

El ayuno no debe ser un “sacrificio”, debe ser una herramienta saludable que te haga la vida más fácil y que al final consigas que saltarte una comida no sea un drama.

Estamos adaptados evolutivamente a no comer cuando la comida escasea. En el Paleolítico se comía cuando se podía y a veces no se podía comer en todo el día. Hoy en día, seguimos teniendo los mismos genes que nuestros antepasados, pero nuestra forma de comer sí que ha cambiado.

Ahora nos recomiendan que comamos 5 o 6 veces al día y estamos atiborrados a comida industrial con mucho azúcar y harinas refinadas, y especialmente en el «desayuno tipo» implantado en nuestra sociedad con bollería, tostadas y cereales.

Y ¿Qué hace tu cuerpo? Se adapta a lo que le acostumbres. Si le acostumbras a comer cada 3 horas, te pedirá comer cada 3 horas. De esta manera puedes caer en un trastorno de comer todo el día y deteriorar tu salud. 

Para cambiar esto, primero debes aprender a comer alimentos ricos en nutrientes: una alimentación sin azúcar, baja en carbohidratos, alta en grasas saludables y moderada en proteínas.

Esto es, lo primero es aprender a comer.

Poco a poco, acostumbrarás a tu cuerpo a comer menos veces al día y llegará un momento, que estés preparado para abordar el ayuno intermitente.

Y recuerda que el ayuno va a cambiar tu metabolismo y lo va a mejorar.

Debe ser algo paulatino, primero alargar el ayuno nocturno hasta las 12 horas, y después aumentar las horas, bien cenando antes (o no cenando), o bien desayunando más tarde (o no desayunando).

 

¿Y NO PASARÉ HAMBRE?

Las hormonas que regulan el hambre, la leptina y la ghrelina, son anticipativas y siguen rutinas. Por eso se suelen elevar un poco antes de los horarios habituales de comidas. Si poco a poco vas cambiando los horarios de las comidas, espaciándolos y alargándolos, cuando llega la hora de comer y no comes, la ghrelina, la hormona del hambre, simplemente se retirará de la escena y el hambre de desvanecerá. Si haces esto con frecuencia, poco a poco tu cuerpo se adaptará a esta nueva rutina, e irá desapareciendo el hambre.

El hambre comienza en la cabeza. Muchas veces no comes por necesidad, sino por sentimientos, cuando estás alegre, aburrido, con ansiedad, etc.  Pero no es hambre real. 

El ayuno intermitente te ayudará a reconectar con el hambre real y te liberará del hambre emocional. Te dará libertad porque lo adaptarás a las circunstancias, trabajo y familia. Si por ejemplo te saltas una comida te ahorra cocinar, comprar o fregar. Al final te ahorra tiempo y dinero.

El ayuno debe simplificar tu vida, no complicarla.

Y, al mismo tiempo, se mejora globalmente la salud. Ningún fármaco consigue tantos beneficios como los que se consigue con el ayuno intermitente.

 

AYUNAR NO ES LO MISMO QUE NO COMER

Debes comer de forma correcta para que por un lado quedes saciado y por otro, cuando vuelvas a comer, no lo hagas con tanta hambre te pongas a comer sin parar.

Insisto: Antes que ayunar, lo primero es aprender a comer. Poco a poco, irás acostumbrando a tu cuerpo a comer menos veces al día y llegará un momento, que estés preparado para abordar el ayuno intermitente.

Ayunar no hará que se produzcan anemias si comes de forma correcta.

Y recuerda que ayunar no es comer menos, es comer lo mismo pero en menos tiempo.

 

AYUNAR ES FÁCIL

Se puede ayunar en cualquier parte. El ayuno está tu control: puedes ayunar y dejar de ayunar cuando quieras.

Ayunar se puede hacer en cualquier momento. Puedes ayunar un día a la semana, dos, cinco o todos los días.

Si en cualquier momento del ayuno te sientes mal, no debes sufrir. Rompe el ayuno con una pequeña ingesta.

Repito: El ayuno no debe ser un “sacrificio”, debe ser una herramienta saludable que te haga la vida más fácil y que al final consigas que saltarte una comida no sea un drama.

 

CONCLUSIÓN

Primero aprende a comer. Después a ayunar.

Los beneficios de hacer ambas cosas son inmensos.

Y te simplificará la vida.

 

¿Quieres ayudarme? Become a Patron!

Con tu pequeña aportación tendrás regalos y ventajas adicionales.

Y ayudarás a que «A Tope de Vida» crezca.

Mil millones de gracias. 

 

Y especialmente a ¡TODOS LOS QUE YA SOIS MECENAS! de A Tope de Vida.

 

Si todavía no estás suscrito a mi blog, hazlo y te mantendré informado de cada artículo que vaya publicando.

¡Y además recibirás una Guía Regalo de Alimentación LCHF (Low Carb High Fat) A Tope de Vida!

Añade un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *