BUSCAR

A TOPE DE VIDA cumple 1 año

Me parece increíble que ya haya pasado un año desde que abrí el blog y entré en las redes sociales como ATOPEDEVIDA. (Aquí me tenéis en la foto en la última fiesta que participé justo antes de la cuarentena. Hay un antes y un después del coronavirus).

Empecé a “divulgar” todo lo que iba aprendiendo y experimentando en mí misma en alimentación y estilo de vida.

Mejoré tantas cosas en mi vida que necesitaba contar lo que iba aprendiendo.

En realidad mi objetivo no era otro que expresar a mi modo, con mis palabras e intentando que fuera fácil de entender, cómo unos pocos cambios en alimentación y en hábitos de vida me cambiaron la vida. Y si esto podía ayudar a alguien pues ya me sentiría satisfecha.

 

APRENDÍ QUE SE PODÍA OPTIMIZAR LA SALUD

Con alimentación. Lo primero que aprendí es que la alimentación es CLAVE y va por delante de todo lo demás. Es importante aprender sobre todo qué comer y cuándo comer. Y no olvidar que comemos para nutrirnos. Introduciendo cambios pequeños poco a poco, se van convirtiendo en hábito, y con el tiempo todo es fácil. De verdad.

Con ejercicio. Lo segundo es que hay que acompañar esa alimentación con actividad física adecuada. Hablo de ejercicios de fuerza y de alta intensidad. Además hay que abandonar el sofá todo lo que se pueda, porque hay que moverse sí o sí.

Con descanso. Y lo tercero es que el descanso es obligatorio y no se puede dejar para otro momento.

Aprendí que controlando estas pautas, se consigue poco a poco y con paciencia, cambiar los hábitos de vida y optimizar la salud.

Y que esto es para siempre. No es cuestión de «una temporada». hay que entenderlo, interiorizarlo y llevarlo a cabo el 90% del tiempo.

Se mejora el sistema inmune, baja la inflamación crónica de bajo grado, mejora las patologías del síndrome metabólico, se gana musculatura, se tiene más energía para afrontar el día a día, y de regalo, se adelgaza.

 

El resultado es que acabamos encontrándonos bien.

 

HABLANDO DE MÍ

Llevo 18 meses desde que cambié estas pautas en mi vida.

Hago una alimentación sin azúcar, baja en carbohidratos y cada vez más cetogénica.

No soy excesivamente estricta, pero la mayor parte de los días estoy en cetosis, según me dice el medidor de cetonas.

Hago mi propio pan de almendras y semillas en casa, nunca falta. También hago galletas y postres “keto” de vez en cuando. Y de forma ocasional me doy caprichos «no keto» como una tortilla de patatas o unas croquetas que disfruto muchísimo. Lo importante es que el 90% de la alimentación sean nutrientes. 

Hago ayuno intermitente 16/8 casi todos los días, y a veces llego a 18/6. Tengo el objetivo de ir alargándolo hasta conseguir hacer algún periodo de OMAD (comer una vez al día “One Meal A Day” ) y experimentar qué se siente. Teniendo en cuenta que hace año y medio comía cada 3 horas, estoy muy contenta de mis progresos.

Si un día se me antoja desayunar o merendar, lo hago. No olvidemos que también comemos para disfrutar haciéndolo. Así que no pasa nada por hacer un alto en el camino de vez en cuando y disfrutar de algo sin remordimientos. Después se vuelve a este plan de vida. Que es para siempre.

Además hago entrenamiento de fuerza y HIIT (ejercicios de alta intensidad) unos 30 minutos 6 días por semana. Siempre que puedo salgo a la calle a caminar. Exponerse al aire libre y al sol de forma responsable desestresa y proporciona Vitamina D, importantísima para la salud. Lo mejor sería alejarse todo lo que se pueda del sofá. Hay que moverse sí o sí.

Mi talón de Aquiles sigue siendo dormir. He mejorado mucho y ya no tomo pastilla para dormir, pero no paso de 6 horas. Sin pastilla. A cambio tomo un “cocktail” de ashwagandha, melatonina y magnesio. Ahí estoy, poco a poco, espero ir mejorando. El descanso y dormir bien es fundamental, durante el sueño nos reponemos.

Los que me seguís ya sabéis que eliminé de un plumazo y de forma mágica 10 años de hipertensión que según el médico implicaba “pastilla de por vida”. Llevo año y medio sin medicarme y comiendo con sal de nuevo.

Además he bajado 10 centímetros de cintura y otros 10 de cadera de forma progresiva. En total han sido 10 kilos de peso y 2 tallas menos de pantalón.

Y lo mejor es que me encuentro con más energía y mejor que nunca.

Después de año y medio me he dado cuenta que comer bien es fácil. A fin de cuentas y muy resumido es comer carne con sus vísceras, pescado, huevos, frutos secos, grasas de las buenas y verdura. Es lo que comemos en mi casa a diario y no me complica nada la vida. De hecho, la lista de la compra es mucho más simple que antes. Eso sí, intento que sean alimentos de la mejor calidad posible.

 

HACIENDO BALANCE

Lo que es bueno para mí es bueno para mi familia.

He conseguido que mi familia tome conciencia de todo esto, aunque unos más que otros.

Si hago un balance estoy contenta porque he conseguido que me vean como un ejemplo. Poco a poco mi familia y algunos de mis amigos han ido mejorando al menos un poco su alimentación. Comprendo que cuesta ver que “alimentos de toda la vida” como el pan o las galletas no son “tan buenos” como siempre hemos creído. A mí también me pasó.

No intento convencer a nadie porque es imposible. Simplemente escribo Posts para el que quiera leerlos. A partir de aquí, quizás encienda una chispa para resolver dudas, leer más e investigar más. Y quizás consiga que alguien piense que hay cosas que puede mejorar en su vida y se ponga a ello. Y cuando alguien me escribe y me dice gracias me emociona de verdad.

El conocimiento nos da poder de decisión. Por eso animo a todo el que me quiera escuchar que nunca deje de aprender. Que lea, que escuche y que investigue.

Nunca se sabe suficiente y siempre podemos estar equivocados. Rectificar es muy humano.

Yo, por mi parte, sigo leyendo libros y blogs y escuchando podcast de salud y estilo de vida. Sigo a médicos, científicos,  investigadores y «sabios» en las redes sociales que me enseñan cada día.

Me fascina todo lo referente a la salud, cada día aprendo algo y no dejo de sorprenderme de lo ignorante que soy y de todo lo que me queda por aprender.

Porque lo que tengo claro es que en salud soy una becaria permanente.

 

¿Quieres ayudarme? Become a Patron!

Con tu pequeña aportación tendrás regalos y ventajas adicionales.

Y ayudarás a que «A Tope de Vida» crezca.

Mil millones de gracias. 

 

Y especialmente a ¡TODOS LOS QUE YA SOIS MECENAS! de A Tope de Vida.

 

Si todavía no estás suscrito a mi blog, hazlo y te mantendré informado de cada artículo que vaya publicando.

¡Y además recibirás una Guía Regalo de Alimentación LCHF (Low Carb High Fat) A Tope de Vida!

Añade un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *